Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

La timidez en los hijos/as, ¿cómo lo ayudo?

jueves, 26 de julio de 2012


Para que los padres puedan ayudar a sus hijos con su timidez deben ser pacientes y no presionarlos, es importante respetar sus tiempos.

Por Carolina Malebran.
Si su hijo al encontrarse en situaciones nuevas, frente a los adultos o frente a cualquier persona desconocida, se muestra tímido, se esconde entre sus piernas, se queda inmóvil, no mira a las personas, no habla o lo hace en voz muy baja y/o les cuesta acercarse a jugar con otros niños, no se asuste ni desespere.
Para que los padres puedan ayudar a sus hijos con su timidez deben ser pacientes y no presionarlos, es importante respetar sus tiempos, tal vez ellos desearán observar desde lejos, y luego, paulatinamente, una vez que se sientan preparados y seguros podrán integrarse al juego con los demás niños.
Siguiendo algunas de estas opciones los padres o cuidadores pueden dar una gran ayuda a sus niños:
  • Nunca lo presione a que se integre si él o ella no se siente preparado(a)
  • Dele la seguridad de estar a su lado hasta que pierda el miedo, no lo aparte de usted a la fuerza.
  • Acompáñelo a jugar con los demás niños.
  • Quédese con él o ella por un momento mientras se integra en el juego.
  • Explíquele el juego, intentando que lo vea interesante. “Mira están armando una torre, a ti también  te gusta armar torres, les quieres ayudar?” por ejemplo. 
  • No lo critique en público, no diga cosas como “Es tímido”, “No seas tonto”, “Le da vergüenza”.De esa manera acabaremos convenciendo al niño de que lo es y mayor inseguridad sentirá.  
  • Evite sobre exigir al niño, permítale equivocarse, de lo contrario sentirá constante temor a no cumplir con las expectativas puestas sobre él.
  • Juegue con él, tanto como le sea posible, reforzando su desarrollo motriz. 
Si el niño vive varias y ricas experiencias motrices, podrá conocer sus capacidades, sus fortalezas y sus limitaciones, será un niño más confiado en las situaciones que deba enfrentar. Jugando con él a la pelota, a correr, esconderse, en el parque con los columpios y muchos más. Déjelo que avance, que se mueva, no se muestre temeroso ni lo sobreproteja, aliéntele a que deje sus miedos atrás, pero siempre respetándolo, dejándolo que explore nuevas experiencias a su propio ritmo. Con paciencia y con confianza en que su hijo lo logrará.
La timidez en los niños pequeños, como hemos mencionado, es algo normal y generalmente se supera al ingresar al colegio. Sin embargo si observa que su hijo no puede hablar, no puede jugar, no puede vincularse con otros y es un niño que sufre.  En estos casos es conveniente consultar con un especialista para que realice una evaluación más profunda, de manera de dar ayuda oportuna al niño.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.