Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

Cuento infantil: Los tres capitanes de barco

lunes, 4 de noviembre de 2013

Cuento infantil para aprender a solucionar problemas, a darse cuenta de que con esfuerzo se superan las dificultades y comprender el valor del trabajo en equipo.
En una casita de color verde, vivían tres pequeños niños. Los tres hermanos se llevaban muy bien, y eran muy buenos, aunque bastante traviesos.
Un día sus abuelos les regalaron un gran barco de juguete, que a los tres chicos les gusto mucho. Estaban deseando llenar la bañera de agua y jugar con el barco, hacerle navegar como si estuvieran surcando las aguas de un gran océano viviendo emocionantes aventuras.
barco Cuento infantil: Los tres capitanes de barco
Al día siguiente cuando llegaron del colegio y terminaron sus tareas, los tres hermanos llenaron la bañera. Pero cuando colocaron el barco sobre el agua observaron perplejos como el barco se hundía y no flotaba sobre el agua.
Rápidamente sacaron la embarcación de la bañera, no querían que el agua llegará a su interior y estropeará así su gran barco. Entonces se dieron cuenta de que su barco tenía un agujero en la parte inferior. Ninguno de los tres había visto ese agujero el día anterior y tampoco sabía ninguno de los tres como se había roto su barco de juguete. Pero ya no les servía para jugar en la bañera. Fuera del agua, el barco no podía vivir emocionantes aventuras surcando grandes mares.
-Yo ya no quiero jugar con este trasto roto-dijo el hermano mediano.
-Pues yo tampoco- dijo el pequeño-si no podemos hacerle navegar, que aburrimiento.
El hermano mayor se quedo con el barco. Él quería surcar grandes mares y océanos con sus hermanos. Vivir emocionantes aventuras, vencer a las tormentas y escapar de barcos piratas, ser los tres, capitanes del mejor y más rápido barco de todos los mares.
Pero ¿cómo podía hacerlo con un barco que se hundía? Cogió el teléfono y llamó a sus abuelos, para explicarles que el barco estaba roto, tendrían que cambiarlo por otro que no se hundiera. Sus abuelos le dijeron lo siguiente:
-El barco no está roto, es así. Está preparado para comenzar con una aventura. Su primera gran aventura es hacer navegar el barco.
Si el barco se hunde porque tiene un agujero, pensó el hermano mayor, solo tengo que arreglar el agujero y podrá navegar.
Y así intentó arreglar el agujero, primero lo intentó con papel, pero al ponerlo sobre el agua el papel se empapaba y de nuevo se hundía. Después intentó arreglarlo con cartón pero tampoco funcionaba. Finalmente lo intentó con un trozo de madera, tenía que cortar un trozo del tamaño adecuado y conseguir pegarlo al barco.
Estaba cortando trozos de madera, pero no conseguía cortar el tamaño adecuado para su agujero. Entonces entraron sus hermanos.
-¿Qué estás haciendo?-le preguntó el hermano mediano.
-Intento arreglar el agujero del barco, para que pueda navegar.
-Que buena idea-le dijo el pequeño-¿Por qué no nos has avisado?, los tres juntos seguro que podemos arreglarlo y hacerlo navegar.
Y fue de esta manera, como los tres chicos trabajando juntos, consiguieron el trozo de madera del tamaño adecuado, y lograron pegarlo a su barco. Y mientras lo hacían se divirtieron mucho, tanto que se les paso la tarde.
La tarde siguiente con el barco arreglado, llenaron de nuevo la bañera y consiguieron hacer navegar el barco. Que contentos estaban los tres niños surcando grandes mares y océanos. Viviendo emocionantes aventuras, venciendo tormentas y escapando de barcos piratas, siendo los tres, capitanes del mejor y más rápido barco de todos los mares.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.