Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

Cuento infantil: La nave espacial

lunes, 21 de marzo de 2016

Cuento infantil para enseñar a los niños y niñas la importancia de buscar en el propio interior.
El planeta Arion es un pequeño planeta situado en una galaxia muy lejana. Arion es un planeta que tiene dos soles y una luna. Uno puede darse la vuelta al planeta y contemplar en un único día tantos amaneceres y puestas de sol como desee, ya que el tamaño del planeta y el tener dos soles lo hacen posible. En este pequeño planeta viven, ardillas, peces, colibríes, hadas y duendes, todos ellos en armonía.

Arion, aunque es un pequeño planeta, es un planeta muy importante, porque es el planeta donde nacen todas las flores. Sus dos soles aportan el doble de luz para que las plantas puedan florecer y puedan nacer nuevas flores. Arion es el planeta donde nacen las flores que se conocen en el universo. Cada día salen de Arion varias naves espaciales dirigidas por hadas y duendes, que alguna vez se dejan acompañar por alguna ardilla o colibrí e incluso por peces. Cada una de las naves que sale de Arion va cargada con semillas, que son llevadas a los diferentes planetas para que puedan crecer allí y crear vida. Aunque no en todos los planetas se dan las condiciones para que florezcan, los duendes y las hadas no dejan de intentarlo. El planeta Arion es muy importante ya que sin él no habría flores en ningún otro planeta y en ninguna otra galaxia del universo.

Pero un día ocurrió una terrible desgracia. Una de las naves que venía de vuelta de algún planeta trajo consigo un pequeño insecto que rápidamente se acomodó en el pequeño planeta y comenzó a reproducirse. El pequeño insecto genero una plaga de insectos que poco a poco comenzaron a devorar todas las flores. Los habitantes de este pequeño planeta estaban muy preocupados, y en poco tiempo los insectos acabaron con todas las flores, pues aunque tenían muchas semillas, el planeta era bastante pequeño.

Todos los habitantes reunidos, hadas, duendes, colibríes, ardillas y peces decidieron ir a los demás planetas en busca de las semillas necesarias para repoblar su planeta. Y así salió una única nave espacial con una importante misión, volver con una semilla de cada tipo, al menos una. Pero ocurrió que las semillas que crecían en otros planetas no valían para el suyo. Desesperados los viajeros volvieron con malas, muy malas noticias.

Y solo entonces todos los habitantes, desesperados se dieron cuenta de una cosa, aquello que fuera buscaban estaba en su planeta. Ellos tenían todas las semillas, que enviaban a los otros planetas y tenían dos soles que podían hacerlas crecer.

Y así fue como volvieron a repoblar el planeta y desde entonces guardan como un valioso tesoro algunas de las semillas, aunque siguen enviándolas a los demás planetas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.