Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

El Valle de los Pensamientos

martes, 5 de mayo de 2015

Cuento infantil para enseñar a los niños y niñas la importancia de los pensamientos, como influyen en sus emociones y la importancia de modificarlos.
Entre las nubes se encuentra el valle conocido como el valle de los pensamientos. En el valle de los pensamientos es donde se crean todos los pensamientos buenos y malos de todas las personas. Los pensamientos nacen por todas partes, en las flores, en los árboles, en las rocas, en los agujeros, cualquier rincón es bueno para hacer salir un pensamiento.

Este valle está habitado por las hadas de los pensamientos Las hadas de los pensamientos son unas hadas muy especiales, durante el día pasean por el valle recogiendo diferentes pensamientos y guardándolos en una bolsita, y al llegar la noche visitan las casas de todas las personas depositando en ellas los pensamientos recogidos mientras están dormidas, susurrándoselos al oído.

Pero las hadas de los pensamientos no conocen esos pensamientos hasta que no los susurran en el odio de las personas que duermen. Esto les preocupaba mucho, porque solo en ese momento conocen si los pensamientos son buenos o malos. A las hadas de los pensamientos les gustaría transmitir pensamientos buenos, susurrar buenas ideas y pensamientos positivos, pero esto no siempre es así.

A veces los pensamientos que dejan en las personas no son buenos y esto es algo que preocupaba mucho a las hadas. Por qué se daban cuenta que cuando una persona tiene un pensamiento malo, se puede sentir triste, frustrada, enojada,… un pensamiento malo hace que las personas también tengan sentimientos malos.

¿Qué podemos hacer con los malos pensamientos? Se preguntaban las hadas. Después de dar varias vueltas a este problema, todas las hadas reunidas tuvieron una idea. Pensaron que como no podían conocer los pensamientos con anterioridad, como estos pensamientos irremediablemente llegarían a las personas, la única solución era enseñar a las personas a reconocer los pensamientos malos para que ellos mismos pudiesen cambiarlos por pensamientos más positivos.

De este modo las hadas tenían una nueva labor. Cada noche antes de susurrar los pensamientos, ofrecían su lección a las personas que dormían: les ponían ejemplos de pensamientos malos y de pensamientos buenos, les explicaban como los pensamientos malos le podían hacer sentir mal, y les insistían en analizar sus pensamientos para reconocer los que fueran malos.
Así a los niños y niñas les decían cosas como: los pensamientos pueden ser buenos y malos, pero los pensamientos malos no son la verdad, por ejemplo: “cuando mamá tiene en brazos a tu hermano, puedes pensar dos cosas:
  • Puedes pensar mamá no me quiere, quiere más a mi hermanito. Al pensar eso te sentirás triste y enfadado, porque es un pensamiento malo.
  • Puedes pensar, mamá nos quiere mucho a los dos, pero mi hermano es más pequeño y necesita que lo tomen en brazos. Al pensar esto te sentirás tranquilo y contento, porque es un pensamiento bueno.”

Al poco tiempo observaron como las personas eran capaces de reconocer sus pensamientos malos y cambiarlos por otros buenos. Las personas dejaron de sentirse mal y eran más felices. Ocurrió entonces algo que sorprendió a las hadas, en el valle de los pensamientos poco a poco fueron dejando de crecer pensamientos malos, poco a poco los pensamientos fueron cambiando y siendo todos los pensamientos buenos. Entonces las hadas descubrieron algo muy importante, los pensamientos son creados por las personas durante el día y crecen en el valle de los pensamientos, para que por la noche puedan llegar a sus cabezas. Cuando las personas aprendieron a reconocer y cambiar los pensamientos malos, éstos dejaron de ser creados y dejaron de crecer en el valle de los pensamientos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.