Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

Cuento infantil: La niña que quería ser pirata

lunes, 2 de noviembre de 2015

Cuento infantil para luchar contra los estereotipos de género.
Era una mañana lluviosa de otoño, las gotas de lluvia golpeaban los cristales de la clase y dentro los niños y niñas tenían que escribir una redacción titulada “¿Qué me gustaría ser?”, y fue entonces cuando Laia lo decidió, decidió que quería ser pirata.
No sabía que poner en la redacción y mientras escuchaba las gotas de lluvia, golpeando en los cristales. Entonces su cabeza se fue a la película de piratas que había visto el otro día, y fue cuando lo decidió, ella lo que quería ser era pirata y navegar por todos los mares en busca de tesoros con su tripulación y tener un gran barco. Y fue así como escribió su redacción, contando todo eso y la entregó muy contenta pues había completado todo el espacio y había terminado antes de tiempo.
Laia esperaba una buena nota por su redacción, sin embargo no solo no tuvo una buena nota, sino que además inexplicablemente se formó un gran revuelo con su redacción. La profesora quiso hablar con ella:
  • ¿Qué tipo de broma es esta Laia?- le dijo.
Pero Laia no entendía nada, no era ninguna broma, era su redacción. Había escrito lo que le gustaría ser, no era ninguna broma.
Laia, no comprendió la causa del enojo de su profesora. Más tarde hablando con sus compañeras y compañeros de clase, el revuelo continúo.
  • Pues claro que la profe pensó que era una broma Laia, ¿quién va a querer ser pirata?
  • Vaya tontería Laia.
  • Las niñas no quieren ser piratas Laia, las niñas quieren ser princesas o bailarinas, pero piratas nunca.
Laia seguía sin entender tanto revuelo, a ella no le gustaban las princesas, ni tampoco las bailarinas, a ella le gustaban los piratas y no veía que había de malo en querer ser una.
Cuando se enteraron en su casa siguieron con el revuelo, su madre le dijo también:
  • ¿Cómo se te ocurre semejante tontería de redacción?. Qué te gustaría ser pirata, vaya tontería.
Laia intento explicarle a su madre, que ella quería ser pirata, que no le gustaban ser princesa o bailarina. Pero su madre no pareció entender nada y en lugar de escucharla, se dedicó a reprochar sus palabras y desde entonces siempre le ponía vestidos, y cosas de color rosado. Pero a Laia no le gustaban los vestidos, ya que con ellos no podía vivir las aventuras de los piratas.
Así pasaron los años y Laia tuvo que aguantarse y aprendió a callarse y no decir lo que realmente le gustaba, así no formaba tanto revuelo. Y muchos años después tuvo que decidir qué hacer con su vida y Laia ya no lo sabía, porque después de tanto fingir para no formar revuelos, se había olvidado de quien era. Laia comenzó un trabajo que no le gustaba y siempre miraba el mar.
Y Laia tuvo una hija, y una mañana de lluvia cuando su hija estaba en el colegio tuvieron que escribir una redacción titulada ¿Qué te gustaría ser? Y la hija de Laia escribió una redacción contando que quería ser astronauta. Y aunque habían pasado muchos años se volvió a formar un gran revuelo. La profesora le preguntó por esa broma, los compañeros y compañeras le dijeron que las niñas no querían ser astronautas, que las niñas querían ser modelos, o azafatas o profesoras. Y cuando llamaron a su madre, Laia estaba preparada para hablar con su hija al llegar a casa, y cuando la niña llego le dijo:
  • Es una tontería hija, pero no que tú quieras ser astronauta, pirata o bombero, o bailarina, es una tontería que te digan que no puedes por ser una niña. Nunca te olvides de quien eres.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.